DEBEMOS TENER UN ALMA GENEROSA.

Posted 11 días in Educación.

Dios en su inmenso amor nos permite participar con Él, en la tarea de bendecir al mundo, dándonos con generosidad, para que nosotros lo imitemos a Él, compartiendo con otros del fruto de nuestra comunión con Dios.

DEBEMOS TENER UN ALMA GENEROSA.

UN MOMENTO PARA PENSAR EN DIOS
DEBEMOS TENER UN ALMA GENEROSA.

“Hay quienes reparten, y les es añadido más: Y hay quienes son escasos más de lo que es justo, pero vienen la pobreza. El alma generosa será prosperada, y el que saciare, el también será saciado.” (Proverbios 11. 24 - 25).

La Biblia nos dice que el Señor ama y bendice al dador alegre, o sea al que da con generosidad. 
Es importante recordar estas citas bíblicas: “El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará.” (2 Corintios 9.6).
“Pero el generoso pensará generosidades, y por generosidades será exaltado”. (Isaías 32.8).
“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que midiereis, se os volverá a medir”. 
(Lucas 6.38).
Una cualidad de DIOS es la generosidad, Un ejemplo de generosidad es cuando Jesús le dijo a Pedro boga mar a dentro y echa las redes, la Biblia nos cuenta que era tanto lo que había pescado que no lo podía contener, a tal punto que tuvo que llamar a otras barcas para que lo ayudasen a contener todo lo que había producido la palabra de Jesús a través de su fe en ella.
Cuando haya una persona con esta actitud de generosidad, siempre habrá gente a su lado que será alcanzada por lo que se suelte sobre él.
Nos volvemos ricos al ser generosos. El mundo dice que se guarde todo lo posible, pero DIOS bendice a los que dan con liberalidad de sus posesiones, tiempo y energías. 
Cuando damos, DIOS nos suple cada vez más para que demos más. 
Dar nos ayuda a obtener una buena perspectiva de nuestras posesiones, nos damos cuenta de que nunca fueron realmente nuestras, sino que DIOS nos las dio a fin de utilizarlas en ayudar a otros. 
Una de las cosas que muchas veces no hemos entendido aunque pensamos que lo sabemos todo es; cuando la Biblia dice “ama a tu prójimo como a ti mismo”, pareciera que hay gente que no se ama para nada, porque el deseo que tienen para su prójimo seguramente que no lo desea para él. 
Cuando la palabra nos habla acerca de amar a nuestro prójimo, nos está diciendo procura, desea, provoca y haz todo lo posible para que él, alcance su sueño, para que a él, le vaya bien para que su propósito se cumpla, para que él sea prosperado, porque es eso en realidad lo que deseamos para nosotros y entonces DIOS se encargara de todo lo tuyo. 
Pero el problema radica en que esta tan arraigado en nosotros la mentalidad egoísta, que no nos permite trabajar y aportar para que el sueño del que esta alrededor mío se pueda llevar a cabo.
Permitamos que todas las Bendiciones que DIOS pone sobre nuestra vida fluyan hacia los que están a nuestro alrededor, recordemos las palabras del Señor Jesús, cuando dijo: “Más bienaventurado es dar que recibir”. (Hechos 20.35).
No detengamos la bendición de dar, más bien dejémosla correr, y entonces tendremos más, porque al que reparte generosamente le será añadido con abundancia, hasta que sobre abunde.
Dios les bendiga abundantemente.

3 Puntos de vista

Viviendo en Argentina